Johann Sebastian Bach (Eisenach, 1685 – Leipzig, 1750)  fue un compositor alemán del Barroco (Periodo artístico comprendido entre los siglos XVII y XVIII), conocido por ser autor de un elevado número de obras religiosas y profanas, para intérpretes vocales o agrupación instrumental (Violín y viola da Gamba principalmente), dotadas de un estilo muy característico.

Además. es conocido por ser uno de los partícipes de la revolución musical, melódica y armónica, propia de este periodo. Fue uno de los primeros autores en emplear armonía contrapuntística, basada en acordes tríadas (tres notas que se tocan a la vez),  interpretados por el llamado “bajo continuo” (instrumento que cumple la función de acompañante), normalmente un clave o un bajo (Violoncello o contrabajo), o ambos.

Este concepto supuso un gran contraste respecto a la antigua música religiosa, creada muchos siglos antes, que empleaba monodia (La música se basa en una única melodía, no acompañada por ningún otro instrumento).

En la actualidad podemos encontrar infinidad de ejemplos, por no decir prácticamente toda la música popular urbana de los siglos XX y XXI, en los que se emplea la armonía de Bach y sus seguidores, pues estas formas musicales se definen como una melodía pegadiza ( basada en la tradicional forma musical de danza “Rondó”, que consta del esquema ABCBDBEB…, es decir, un estribillo que sirve de unión entre dos frases musicales distintas) y un acompañamiento, constituido por una gran variedad de instrumentos, que varían según la época y el estilo (Guitarra eléctrica y batería como acompañamientos melódico – rítmicos en rock, teclados eléctricos en pop…).

En conclusión, Bach supuso un gran avance musical en su época y es la principal forma de inspiración de toda la música popular urbana desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad.

Artículo de C. S.